Un año más la Gala de Los Goya, que se celebraba en el Madrid Marriott Auditorium Hotel,  nos dejó patidifusos. Y ciertamente no sabría decir si para bien o para mal. Se me quedó un sabor así como algo agridulce porque hubo luces y divertidas anécdotas, pero también algunas sombras dignas de mención.

Por todo esto, no me voy a parar a contaros que Handia, de Aitor Arregi y Jon Garaño, arrasó como un tsunami en el podium de ganadores con 10 Goyas mientras que La Librería, de Isabel Coixet, se llevaba a los dos cabezones más importantes de la noche a Mejor Película y Mejor Dirección y que La Llamada, la apuesta de los jóvenes directores conocidos como Los Javis, profesores de Operación Triunfo, sólo pudo hacerse con uno de los premios a Mejor Canción Original, quedándose sin el galardón a Mejor Dirección Novel,  que en twitter se comentaba como “muy esperado”.

Lo que sí voy a hacer es comentaros esas cosillas que dieron mucho que hablar entre todos los que estábamos con los ojos pegados a la pantalla para no perdernos ni una. ¿Empezamos?

UN GRAN HONOR POR 60 AÑOS DE CARRERA

Grande la actriz Marisa Paredes, que con el auditorio en pie, recibía el Goya de Honor por su larga trayectoria de casi 60 años de trabajo y dedicación a la profesión. Muy emocionada recogía el galardón y mirándole le decía: Por fín nos vemos las caras tu y yo eh?, aunque al final casi se le olvida alno estar acostumbrada“, decía irónicamente.

Durante su corto pero contundente discurso, la elegante actriz , decía que había tenido la suerte de que muchos directores hubieran confiado en ella y entre líneas dejaba caer que ya era hora de que le reconocieran su labor, muy bien merecida, por cierto. Otro de los momentazos de la ex presidenta de la Academia y musa de Pedro Almodóvar fue cuando espetó que había leído discursos bien conflictivos como aquel del No a la Guerra que  hoy volvería a repetir”. 

UN APLAUSO PARA NORA NAVAS

Nora Navas, vicepresidenta de la Academia, salía a la palestra junto a su compañero Mariano Barroso para dar el discurso que hubiera dado su presidenta Yvonne Blake, pero que no pudo al estar enferma, al parecer por haber sufrido un ictus el pasado miércoles.

Las palabras de Nora no pasaron desapercibidas pues le dio al Gobierno lo que yo llamo un zás en toda la boca o, mejor dicho, unos cuantos. Los representantes políticos tragando saliva escuchando las palabras de la actriz:  “aquí sigue nuestra industria generando riqueza para el estado, recaudando bastante más dinero del que recibe”. También tuvo palabras para reivindicar el papel de la mujer: “derrotando la superioridad de genero derrotaremos al monstruo de la violencia de género contra las mujeres”. 

MÁS MUJERES

Unos 1800 abanicos rojos se repartían con el hashtag #MásMujeres para reivindicar el papel de la mujer en la industria del cine, aunque yo eché de menos esa reivindicación a la que se dio tanto bombo pues pasó así como un poco encorsetada en el transcurso de la Gala. Santiago Segura fue el único hombre que apoyó la iniciativa sin parecer guionizado y presentando el Goya que le tocó dijo: “…mejor actor de reparto es igual que mejor actriz pero cobrando un poquito más”.

En cuanto a ellas las fui contando: Carla Simón, Adriana Paz, Adelfa Calvo, Isabel Coixet y  la gran Pepa Charro, conocida por todos como La Terremoto de Alcorcón: “este año de 135 nominados, solo 30 son mujeres. De esas 30 , solo la mitad están nominadas en actrices (…) Hay muchas chicas que tiran la toalla cuando se enteran que las mujeres cobramos el 40% menos que los hombres”. 

Una reivindicación muy descafeinada para mi gusto aunque, eso sí, el mejor de Los Goya fue femenino! 

NATHALIE POZA, QUÉ BIEN HABLA

La actriz recibió el Goya a la Mejor Actriz Protagonista. Hace tiempo que no escuchaba hablar a alguien tan bien, nerviosa pero con una naturalidad que impresionaba. Con palabras como “No sabía que se podía ser tan feliz en un escenario sin ser otra” ó “No sé si cambiaremos el mundo pero a mí este oficio me ha salvado la vida” nos dejaba a los espectadores con la baba colgando.

PELOTISMO A PENÉLOPE CRUZ Y JAVIER BARDEM

Me sorprendió mucho ese “hacer la pelota” durante toda la gala a Penélope Cruz y Javier Bardem. No entendía yo muy bien si es que por estar con la cabeza dentro de Hollywood los actores tienen que hacerles una reverencia. Además no sé a vosotros pero a mí me dio la impresión de que estaban allí como “para dar caché a la gala”, porque todos sabíamos que no se iban a llevar ninguno de los galardones a los que estaban nominados. A pesar de esto, no puedo dejar de decir que…me encantó el vestido de Versace de Penélope Cruz. 😉

Embed from Getty Images

 

NO PUEDO SUJETAR A ESTE MONSTRUITO

Y el que fue para mí el gran momentum de toda la Gala…cuando Julita Salmerón  salió a recibir el Goya a la Mejor Película Documental. Al principio reconozco que lo pasé un poco mal viéndola subir las escaleras, pero cuando la madre del director Gustavo Salmerón empezó a hablar no pude parar de reír.  Con su naturalidad y espíritu entrañable nos conquistó a todos. Se convirtió en la madre de la noche. No podía dejar de sonreír cuando calificó al cabezón de monstruito, además de decirle al hijo que ella no lo quería, que no le cabía nada más en su casa. Vamos, una gran mujer!

LAS MALDITAS ESCALERAS

Las malditas escaleras también tuvieron su papel protagonista cuando la malagueña Adelfa Calvo casi rueda por el escenario al salir a recoger el Goya a la Mejor Actriz de Reparto . Menos mal que con su arte andaluz y el “Me lo llevo pa Málaga” hizo que el traspiés pasara desapercibido.

LOS PRESENTADORES, AL PAREDÓN

Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes

¡Qué echamos de menos a Dani Rovira! Vaya tela las dos pobres criaturas que pusieron a presentar la gala. En twitter los pusieron como los trapitos y es que Ernesto Sevilla y Joaquín Reyes no pudieron tener menos gracia. No sé si lo hicieron queriendo o yo es que soy muy sosa pero ¡qué chistes más malos!. No me extraña que al final de la Gala acabaran literalmente aplastados.

Los espectadores se preguntaban por qué no habían pensado en el descaro y desparpajo de Paquita Salas para presentar la Gala, por ejemplo.

YA NO SÉ EN QUÉ IDIOMA HABLO

Creo que hoy me he levantado diciendo eskerrik asko. Yo no se si fue por fastidiar a los catalanes o por qué razón pero hubo momentos en los que no me enteraba de nada. Y no digo yo que no se hable en diferentes idiomas, lenguas, dialectos o lo que queráis pero, por favor, ponerme subtítulos al menos. Lo bueno es que ya sé dar las gracias en vasco! 🙂

LEIVA, QUE TIRAS EL GOYA

A poco veo al cabezón rodando por el escenario otra vez. Con los nervios del galardón a la Mejor Canción Original por La Llamada, el cantante Leiva casi tira la estatuilla, que ya viendo los antecedentes, digo yo que podían hacerla para que pesara un poquito menos que ahora que creo son como 2,5kilos.

Y hasta aquí dio de sí la 32 Edición de Los Goya. Un poquito flojilla para mi gusto porque me esperaba que los actores iban a dar más caña, pero de de todas formas pasé un buen ratito. ¿Qué os pareció a vosotros? Espero vuestros comentarios! 🙂

Autor

Periodista. Directora de Comunicación y Social Media Manager. Especialista en comunicación online y marketing de contenidos.

Los comentarios están cerrados.