Hoy es el Día de San Valentín, 14 de febrero, esa maravillosa fecha que todos tenemos como una estaca apuntada en el calendario y que nos recuerda que el único motor del mundo se llama Amor.

Pues a mí no se me ocurre mejor día para inaugurar la sección de televisión con un post sobre ello, precisamente. Y así dándole vueltas a la cabecita pues pensé que estaría bien traer al presente uno de los mejores programas de antaño, que tenía al amor como protagonista, y que estuvo en parrilla la friolera de seis años allá por los 90.

Los que tengáis unos añitos ya sabéis que os hablo de Lo que necesitas es amor, emitido por Antena 3 desde 1993 a 1999. Era una mezcla de talk y reality show en el que las personas anónimas realizaban demostraciones de amor para conseguir o recuperar a su pareja.

Yo creo que uno de los fuertes de este programa fueron sus presentadores. Todos nos acordamos de Isabel Gemio en su primera etapa, del gran Jesús Puente que la sustituyó y por último de Pedro Rollán cuando tras la sintonía del programa aparecían en ese plató con un gran sofá como protagonista, testigo de cada una de las historias de amor que nos contaban.

Tan popular se hizo este espacio que su sintonía es hoy día un himno. Además Isabel Gemio obtuvo el Premio TP de Oro, correspondiente a 1994, en la categoría de Mejor presentadora y un año después el espacio estuvo nominado a los mismos galardones en la categoría de Mejor Magazine.

He de reconocer que estaba enganchada al programa, a las demostraciones de amor, a las sorpresas y a las risas que me pegaba de vez en cuando, todo tengo que decirlo. Recuerdo en uno de los episodios a una chica con gafas que literalmente rodó por las escaleras y calló a los pies del muchacho pelirrojo al que iba a conocer en persona por primera vez. A la pobre criatura se le había roto el tacón y bajó coja al sofá. No me pude reír más en aquel momento y no sé si fue por la vergüenza ajena que pasé, pero lo cierto es que es un recuerdo muy gracioso.

Un programa que sin duda marcó la historia de Antena 3 y de todos los que crecimos con él.

Echo de menos esa forma de hacer televisión, ese tipo de programas, que promovían verdaderos valores y donde las personas que acudían eran naturales y sinceras. Aunque sé que en la televisión todo está guionizado, en este caso al menos no lo parecía. La pequeña pantalla ha cambiado, los espacios en honor al amor que ahora existen son una ridiculez, lleno de actores encorsetados y fuera de la realidad: ¿First dates? ¿Mujeres, hombres y viceversa?, perdona? Una auténtica vergüenza. Pobre gente salida de un casting que sólo busca espectáculo y una audiencia de cerebro plano. Así no encuentran el amor ni por mucho que Cupido se empeñe.

Espero que os haya gustado este trocito de memoria y os haya traído a la mente entrañables recuerdos. En la cabecera os dejo un vídeo estupendo que he encontrado por la red (para las versiones móviles lo añado también aquí abajo). Así que a mí no me queda más por hoy que desearos un….Feliz Día de San Valentín! 🙂

Autor

Periodista. Directora de Comunicación y Social Media Manager. Especialista en comunicación online y marketing de contenidos.

Deja un comentario