Esto es por  la hermana de mi padre, Joanne, esto es por amor y compasión, incluso cuando no lo puedes comprender

Con estas palabras abría Lady Gaga su espectacular actuación junto al compositor británico Mark Ronson en la 60 ceremonia de Los Premios Grammy, celebrada ayer en el Madison Square Garden de Nueva York y que pudimos disfrutar desde España en un horario algo complicado, para variar.

Yo, que me quedé despierta lo que mis ojitos dieron de sí, no puedo dejar de escribir sobre los premios más famosos de la industria musical. Sin embargo, como ya sabéis que Bruno Mars se lo llevó todo, que el tema Despacito no ganó ni las gracias,  y  que de nuevo volvieron al candelero las reivindicaciones sobre el acoso sexual que ahora están muy de moda en el entorno hollywoodiense, pues vamos a cambiar un poquito de registro.

Ya os he dado una pista en el primer párrafo y es que Lady Gaga me dejó sin palabras durante su actuación. Me pareció la mejor puesta en escena de toda la gala: iluminación tenue centrada en ella, el enorme piano blanco recubierto con unas impresionantes alas blancas, su estilismo espectacular, romántico y a la vez elegante. Parecía un ángel que traspasó la pantalla del televisor y desplegó toda su magia a aquellos que la estábamos viendo. No me quiero imaginar lo que fue vivirlo en directo.

Y si a esto sumamos la interpretación de la polifacética artista, pues ya es para darnos con un canto en los dientes. Emocionó con los primeros versos de Joanne, que compuso en homenaje a su tía que falleció a los 19 años de lupus, encadenando con Million Reasons, ambos temas  nominados por cierto al Mejor Álbum Vocal Pop y a la Mejor Actuación Pop.

No tuvo suerte, pero yo le hubiera dado el Grammy por Million Reasons que es una de las mejores canciones que he escuchado y esto teniendo en cuenta que no soy fan de la artista y que Ed Sheeran, quien se llevó el premio en la categoría por Shape of you, me gusta mucho. Sin embargo, me parece que Gaga es un animal de escenario con una personalidad diferente y a mí eso de “ser diferente” me gusta mucho. El borreguismo, como yo lo llamo, lo dejo para el resto de humanoides Z, ejejje.

De ella solo conocía las canciones que se han hecho populares y sus estilismos rollo filetes de carne y esas cosas hasta que hace poco vi en Netflix el documental Gaga: Five Foot Two. Ahí fue donde descubrí a la mujer detrás de la artista, a la pedazo de compositora y ciertamente me dejó boquiabierta. Si no lo habéis visto, os lo recomiendo, así que tranquilos que no voy a ser una spoiler.

Para terminar os dejo aquí un enlace donde podréis ver el vídeo de su actuación. Juzgad vosotros mismos y si os apetece, dejarme vuestros comentarios! 🙂

Autor

Periodista. Directora de Comunicación y Social Media Manager. Especialista en comunicación online y marketing de contenidos.

Los comentarios están cerrados.