Grease, la marca de una pink ladie de nacimiento

¿Cómo la palabra Grease puede significar tanto para el alma de una mujer? Es curioso pero en ella se han almacenado a lo largo de mi vida multitud de sentimientos y una sola ilusión…que se hizo realidad nada más comenzar este año. Los Reyes Magos me regalaron el placer de disfrutar en mi bonita ciudad de Sevilla de este musical, actualmente de gira por España.

Como todos sabéis, Grease es brillantina, es glamour, es años 50, es amor, es color, es música, es vida, es sueños….Y además de todo esto, para mi alma es un precioso pasado, un recuerdo imborrable de un primer amor que, al cabo de quince años, volvió a mi vida en forma de pasión, unas canciones que me sé de memoria, una película que no me canso nunca de ver y un final feliz con el que sueño cada día.

Una estupenda producción, de Vértigo Tours, con dirección artísitca y coreografía de Coco Comín y con Manu Guix al frente de la dirección musical. Nada más entrar por las puertas del nuevo auditorio de Fibes, la magia del espectáculo se dibujaba en mi sonrisa…Y al entrar en el teatro, mis ojos se abieron de repente al contemplar la fantástica decoración del escenario.

Aluciné con la puesta en escena, actualizada y renovada con motivo del 40 aniversario del estreno de este musical en Broadway en el año 1972. La música magnífica, interpretada por una banda de rock&roll que, como una caja de sorpresas, salía al más puro estilo Grease, de detrás de una gran pantalla que coronaba el decorado.

La producción ha  recuperado ocho nuevos números musicales que se dejaron
fuera de la película y que sí aparecían en el guión del musical original, que llegó a superar en su primera temporada los 700.000 espectadores.

¿Y qué decir de los actores? Edurne, que interpreta a Sandy y Jordi Coll, que da vida a Danny Zuko. Estupendas voces que llegaban al corazón de cada uno de los que allí estábamos, más aún cuando cantaron los temas más conocidos:  ‘You’re the want that I want’, ‘Summer Nights‘, ‘We Go together’….

Otras de las interpretaciones que me dejaron boquiabierta, unas por su buen hacer y otras por las risas que provocaron al público,  fueron las de Diana Roig (Rizzo), Albert Martínez  (Kenickie), Bernat Mestre (Sonny), Jose Antonio Moreno (Vince Fontaine) y Sergio Franco (Eugene).

No paré de cantar las canciones, de saltar en el asiento y hasta acabé bailando el Grease Lightning junto a todos los espectadores que se levantaron en un aplauso final fascinados con el espectáculo de dos horas y media del que habían disfrutado y que a mí se me fue volando.

Me encantó, volvería a repetir la experiencia y por supuesto la recomiendo a todos los amantes del género musical y muy especialmente a aquellas que como yo sois unas Pink Ladies de nacimiento…:).

Ahora el musical está en Alicante y después viajará a Barcelona, Santander, Pamplona, Burgos y Valladolid.

Autor: Isabel Salas

Periodista. Especialista en comunicación online, marketing de contenidos y social media. Actualmente Dircom en Grupo Vive Soluciones Inmobiliarias.

Comparte Este Post En

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *